Reformas e Interiorismo

1/15
Para conseguir el éxito del negocio debemos acertar con la elección del local, el diseño y la decoración. Pero también deberemos asegurarnos que el local reúne las condiciones necesarias y exigidas para poder desarrollar la actividad a la que pretendemos dedicar y verificar su viabilidad técnica para el cumplimiento de las normativas en vigor.

  A la hora de elegir el local debemos de tener en cuenta algunos aspectos importantes que no solo influyen a la hora de la concesión de la licencia de apertura del negocio sino que pueden ser determinantes en la elevación del presupuesto de las obras:

  • Suministro de potencia suficiente.

  • Ventilación: Debe permitir la instalación de la maquinaria y conductos de climatización y ventilación, tanto en el interior como los de  salida y entrada de aire del exterior.

  • Adaptabilidad a la normativa de accesibilidad.

  • Altura mínima: Cada actividad exige una altura mínima libre del local, de suelo a techo terminado, o sea, una vez colocadas las instalaciones, conductos de de ventilación y climatización,  materiales de aislación...etc.

  • Adaptabilidad a la normativa de Protección de incendios.

  • Comunidad de vecinos: Si hay zonas comunitarias, debemos contar con la aprobación de la Comunidad de Vecinos.

   

Para enfrentarse a las reformas deberemos conocer el estado del local con el levantamiento de los planos con las mediciones reales.

  • Informarse en el Ayuntamiento de los posibles condicionantes que puedan  afectar al local.

  • Verificar la  viabilidad técnica y legal  del local comparando su estado actual con la normativa vigente.

  • Encargar la redacción del Proyecto Básico y de Ejecución, que incluirá el Presupuesto de Ejecución Material (P.E.M.), y el estudio de Seguridad y Salud.

  • Solicitar la Licencia de Obras al Ayuntamiento.

  • Mientras tanto, se piden los presupuestos a varias empresas. Debemos entregarles a cada una de ellas la misma memoria constructiva y la de mediciones y presupuesto del proyecto pero sin los valores unitarios y totales que figuran en él.

  • El contrato del presupuesto que vaya a ser aceptado debe ser lo más detallado posible y debería incluir un control de calidad y un seguro de daños materiales.

  • No debe aceptarse un presupuesto cerrado ni un precio por m2 de la obra general. Sin embargo, es recomendable que los precios de los materiales sean cerrados mientras que la medición de las superficies y unidades debe quedar abierta, de esta forma podremos realizar las modificaciones  posteriores sabiendo en cada momento el coste de cada cambio. Es muy importante dejar constancia escrita de la solicitud de los cambios que se produzcan.

  • El contrato y presupuesto debe incluir todos los datos de la empresa constructora: nombre, dirección, CIF, sello, nombre del representante legal y su firma. Ambas partes se quedarán con copia original. La forma de pago es negociable, pero lo más habitual es que el constructor solicite pagos por Certificaciones de Obras que deben ser aprobadas por los técnicos directores de la obra.

Una vez rematadas las obras se solicita en el Ayuntamiento la Licencia de Apertura.

  • facebook
  • Twitter Round
  • googleplus
  • flickr